Saltar al contenido
Mostrar/ocultar menú principal de navegación

Lasarte

Portlets anidados

Visor de contenido web

Historia de Lasarte-Oria

Los inicios

Es en la Edad Media cuando se pueden datar los inicios del municipio de Lasarte-Oria, vinculados a un asentamiento entorno a la ermita de San Pedro, en la confluencia de diversas rutas del Camino de Santiago, y que se situaría en lo que hoy es el centro del municipio y al amparo de la casa-torre de la familia Lasarte (que con el tiempo pasaría a ser de los Oquendo) surgió a finales de la edad media el primer núcleo poblacional de la villa, junto a sus dos primeras industrias: el molino y la ferrería. El barrio de Oria debe su nombre al río que junto a él corre. En cuanto al origen del nombre de Lasarte no hay unanimidad, si bien pudiera tener como origen a la familia Lasarte. Es precisamente el escudo de los Lasarte el que figura como emblema del municipio.

En 1180 Lasarte forma parte de los núcleos integrados en San Sebastián, merced al fuero otorgado por el rey de Navarra, Sancho el Sabio, en la fundación de dicha villa. Con posterioridad, y en base a diferentes fundaciones, se van desgajando de San Sebastián diferentes poblaciones: 1371, Usurbil, y entorno a 1380, Hernani;  mucho más tardíamente, en 1615, Urnieta. Lasarte, a pesar de ser día a día un núcleo más importante, no alcanza la independencia, quedando bajo la jurisdicción primero de Hernani y en 1615 una parte, de Urnieta.

El primer reconocimiento de la villa como núcleo diferenciado se produce en 1736, al acordar el ayuntamiento de Hernani el nombramiento de un alcalde pedáneo para Lasarte, en todo caso dependiente del alcalde de Hernani. De esta forma nos encontramos con que a mediados del siglo XIX Lasarte se componía de dos barrios dependientes, el uno de la jurisdicción de Hernani y el otro de la de Urnieta, cuyos alcaldes nombraban respectivamente su alcalde pedáneo en cada uno de aquellos. Dichos barrios se hallaban separados por el arroyo Mendaro.

Con la puesta en marcha en 1848 de la fábrica textil de los Brunet, ocupando a más de 200 obreros, podemos decir que comienza la industrialización de la villa. Posteriormente diversas fábricas y fundiciones se irían estableciendo. De este modo Lasarte-Oria irá transformándose, paulatinamente, de una población rural a una fabril, originándose, a un tiempo, un espectacular aumento de su población.

Así, según el censo de 1860, es decir, al poco de iniciarse la industrialización, la población de Lasarte-Oria era de 583 habitantes (450 en la parte perteneciente a Hernani y 133 en la de Urnieta) mientras que a principios de dicho siglo apenas alcanzaba la mitad.

Hay que señalar, por otra parte, que las condiciones de trabajo eran muy duras, y sirva como ejemplo que la fábrica textil empleaba a trabajadores de entre 8 y 75 años durante jornadas de 14 a 16 horas.

El largo camino hacia la independencia

En 1867 el vecindario de Lasarte hacía una propuesta, respaldada por sus alcaldes pedáneos, para la administración de los impuestos recaudados. Tanto el ayuntamiento de Hernani como el de Urnieta rechazaron ésta y posteriores peticiones y quejas del vecindario de Lasarte, ante la pasividad de la Diputación Foral. Ante esto, los vecinos de Lasarte escribieron una carta-exposición a la reina Isabel II solicitando la formación de un distrito propio. Mas las convulsiones políticas de aquél año 1868 impidieron que en la Corte fuera tratado el tema. Sin embargo, no se agotaron ahí los esfuerzos de los lasartearras. En efecto, al amparo de la revolución “Gloriosa”, que dio origen a la 1ª República, en Lasarte se constituyó una Junta Revolucionaria que declaró a la villa distrito municipal independiente, en acuerdo de octubre de 1868. Sin embargo, ante las protestas del ayuntamiento de Urnieta, el Gobernador Civil procedió un mes después a disolver tanto el ayuntamiento de Urnieta como el de Lasarte, nombrando un único alcalde para la villa de Urnieta y su barrio Lasarte. En diciembre de ese mismo año el ayuntamiento de Urnieta convocó un referéndum en la zona que le correspondía de Lasarte y Oria y, pese a ganar por amplia mayoría los votos favorables a la desanexión, no se tuvo en cuenta y las cosas permanecieron como estaban.

Otras tentativas de mayor autonomía o de segregación fueron rechazadas por los ayuntamientos de Urnieta y de Hernani en las décadas siguientes.

Pero serán las fuertes oleadas migratorias que va a recibir Lasarte-Oria entre los años 1950 y 1970, que quintuplicarán su población, las que van a hacer imposible el mantenimiento de esa especie de diarquía anquilosada que formaban Hernani y Urnieta. Así, en 1975 se crea una Gestora Pro-Municipio de Lasarte-Oria con una amplia base popular buscando la viabilidad del nuevo proyecto municipal, recogiendo más de 5.000 firmas pidiendo un municipio propio. Tras las primeras elecciones municipales democráticas de 1979 se constituyó el Ayuntamiento Provisional de Lasarte-Oria, compuesto por concejales electos de Hernani y Urnieta residentes en Lasarte. En 1982 la Diputación se pronunció por la inmediata constitución del Ayuntamiento de Lasarte y pedía que se concluyera cuanto antes el expediente que se estaba elaborando.

Al fin, municipio independiente

En enero de 1985 el Ayuntamiento Provisional de Lasarte-Oria convocó una consulta popular con alta abstención debido a que contemplaba únicamente la desanexión de Andoain, Hernani y Urnieta, dejando para el futuro los acuerdos con Usurbil y Donostia. No obstante, 4.740 personas dijeron SI y sólo 75 NO a la municipalización. A finales de 1985 los Plenos de Urnieta, Hernani y Andoain acordaron la desanexión de Lasarte-Oria. El 15 de febrero de 1986 se celebró la sesión constitutiva de la Comisión gestora del Ayuntamiento de Lasarte-Oria, designándose como Presidente a Doña Ana Urchueguía. Lasarte-Oria ya era, al fin, municipio independiente.